LABTeusaquillo

Late

Transformando las calles de Bogotá

Las transformaciones de espacios públicos urbanos son constantes y se generan a partir de la interacción de diversos actores y sus múltiples intenciones, pues resultan en espacios comunes de características diversas con comportamientos, formas, visuales y culturas, generadas desde las particularidades de los individuos, haciendo de los espacios zonas únicas, casi como si se tratara de seres vivos.

Sin duda, los espacios públicos urbanos deben analizarse y tratarse como ecosistemas complejos que mutan al más mínimo cambio, a la más mínima variable y es que, de cierta manera, reflejan las características de quienes lo habitan, es así como desde el Laboratorio de Innovación de la Alcaldía Local de Teusaquillo se considera la posibilidad de transformar de manera consciente estos lugares.Sin embargo, surgen algunos interrogantes: ¿cómo realizarlos?, ¿cuál es el objetivo final de este cambio?, ¿cuál el plan de acción?, ¿hacia quién va dirigido este cambio?

Espacios públicos como la Av. Caracas en la ciudad de Bogotá, son puntos de alta importancia si se toman en cuenta aspectos sociales como el continuo movimiento de las actividades económicas que se desarrollan en el lugar o el alto tránsito de personas, características que hacen de ésta avenida un espacio donde se desenvuelven seres con particularidades infinitas, entre muchas otras cosas a considerar. Así pues, la Av. Caracas está determinada como un espacio que por sus condiciones físicas, económicas, sociales y culturales puede generar influencias constructivas y continuas en sus habitantes, ya que se habla de un espacio que, aunque puede construirse, también construye.

Dicha característica de aporte y construcción es de vital interés para entes públicos que continuamente buscan la construcción cívica como respuesta a necesidades de comunidades o de propósitos ambientales o animalistas, entre muchos que se perfilan como objetivos de un estado superior de sus sociedades. Este es el caso de la Alcaldía Local de Teusaquillo la cual por medio de su Laboratorio de Innovación centra sus esfuerzos a manera colaborativa con la Secretaría de Seguridad de la Alcaldía Mayor de Bogotá, en un ejercicio de innovación pensado en lo cívico para afrontar este deber de construcción sobre y con la avenida Caracas.

Ahora bien, considerando las posibilidades que brinda este espacio público, las capacidades propias como entes administrativos y claro, las fortalezas de la comunidad que hace uso de este espacio, surge el siguiente desafío ¿Cómo podríamos transformar la avenida Caracas en un espacio constructivo y positivo para sus habitantes con un enfoque amplio desde lo social, ambiental y animalista? Desde luego, este es un reto complejo que aborda una perspectiva diferente al incluir procesos más colaborativos entre expertos, conocimientos populares, experiencias colectivas y lo más importante para el Laboratorio de Innovación: los sentimientos de la comunidad.

Ciertamente, afrontar dicho desafío requiere la unión de varios actores y etapas. En primera instancia, para transformar la Caracas es primordial conocer a fondo sus características.Por esta razón, el primer actor involucrado fue la Secretaría de Seguridad de la alcaldía mayor de Bogotá, con personal experto que realizó un trabajo de campo riguroso para lograr la caracterización del espacio a un nivel muy completo, lo cual permite determinar las propiedades de forma detallada. A su vez se suman los grupos activos más comunes de la zona (vendedores, tiendas, locales, habitantes de calle, entre muchos otros) los cuales hacen posible caracterizaciones más cualitativas. Es así como esta etapa ha permitido preparar de manera muy rápida la base de partida para plantear nuevas alternativas y nuevos imaginarios. pero ¿Cómo hacerlo?, ¿Cómo transformar todos estos saberes y datos en nuevas alternativas?

Evidentemente, esta etapa requiere sumar herramientas metodológicas que faciliten la generación de alternativas desde un enfoque innovador y fuertemente creativo, es por esta razón que el Laboratorio de Innovación Pública de Teusaquillo plantea la utilización de la metodología FEELING y sus herramientas creativas donde se tiene como centro y punto más fuerte el valor de los sentimientos de quienes habitan el espacio. Sí, los sentimientos como un factor determinante, diferenciador y constructor de estas alternativas, claro, desde un foco abierto, inclusivo, ambiental y animalista con el fin de generar alternativas para las nuevas comunidades cívicas.

En pocas palabras, las herramientas metodológicas permiten a este grupo trabajar organizando la información previa hacia el fin último del desafío, sin apartarnos de nuestra humanidad (entiéndase humanidad para este texto como seres cargados de sentimientos productivos), generando un empoderamiento en el proceso y un cambio de actitud frente a las posibles problemáticas encontradas, al punto de determinarse como nuevos desafíos y no como factores de quiebre de sociedad ni generadores de negatividad en los espacios.

Este es un proceso que logra discernir a detalle la Av. Caracas y permite traducir en desafíos más pequeños y mejor definidos, aspectos que pueden generar las diversas intervenciones dentro del espacio público urbano y que, sin duda, están determinadas por los habitantes bajo sus experiencias, cultura, costumbres y necesidades; podemos decir que son intervenciones pensadas a la medida en cuanto a conceptos de recuperación de espacios, visibilización de poblaciones, empoderamiento, seguridad, cultura y más.

En definitiva, el proceso adelantado por este grupo itinerante de actores busca pensar un conjunto de múltiples intervenciones que pueden replicarse a lo largo de la Av. Caracas en respuesta a necesidades y características puntuales que mutan al recorrer unos metros, las cuales estarán centradas y pensadas en procesos de apropiación hacia sus habitantes.

Desafíos para la Av. Caracas e inspiraciones a la medida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *